Lunes a Viernes de 9 a 20 hs.
Domingos y Feriados de 11 a 20 hs.
Lunes a Viernes de 9 a 20 hs. | Domingos y Feriados de 11 a 20 hs.

Sillones con elevador, una gran ayuda para los mayores

¿Quién es el candidato ideal para una sillon con elevador?

Un candidato ideal para un sillon con elevador es alguien que puede necesitar ayuda para entrar y salir de su silla sobre una base diaria, ya sea debido al envejecimiento, la artritis o una cirugía reciente que limita su movilidad. Y porque los sillones con elevador se ven y se sienten como sillones regulares, pero poseen un mecanismo de seguridad que les permite levantar o bajar la silla con el fin de ponerse de pie fácilmente o sentarse, proporcionan a gente mayor de una manera amistosa de recuperar su independencia. Por lo general, los que necesitan un sillon con elevador estándar no son capaces de entrar y salir de una silla por sí mismos, sin embargo, son capaces de moverse por su cuenta, ya sea con o sin un andador.

5 Ventajas de usar una silla de elevación

Las sillas elevadoras presentan una miríada de ventajas para las personas mayores, tales como:

  • Independencia
  • Oportunidad de permanecer en casa
  • Facilidad de movilidad
  • Más espaciosas que las sillas normales
  • Reducción del riesgo de lesiones

Bueno, ahora sabes que las sillas elevadoras tienen una multitud de beneficios para las personas mayores, pero ¿sabías que también son muy beneficiosas para el cuidador? Las sillas elevadoras permiten a los cuidadores dos libertades importantes:

Ahorrar tiempo. Si su madre es capaz de utilizar una silla de elevación para funcionar de forma más independiente, que liberará un poco de su tiempo, lo que le permite completar las tareas que de lo contrario no puede haber hecho. Del mismo modo, en lugar de tener que pasar la mayor parte del tiempo supervisando o supervisando a su ser querido mayor para asegurarse de que no tienen una caída o lesión accidental, ahora será capaz de prestar atención a otros problemas apremiantes, o tal vez sólo disfrutar Un poco “de mi tiempo”.

Aumente la seguridad y evite lesiones. Un estudio reciente mostró que aproximadamente el 54% de los cuidadores sufrieron lesiones simplemente por ayudar a sus mayores. Ayudar a la transición de los adultos mayores desde una posición sentada (o incluso acostada) impone una tensión física al cuidador, resultando potencialmente en una situación desafiante y peligrosa tanto para el cuidador como para su ser querido mayor. Es importante no descuidar su propia salud, especialmente en un momento en que se le confía más que nunca.

Divanlito cuenta con el Modelo SOFIA que tiene elevador.